09 La FM

Fedelelonjas explicó que este incremento se debe hacer una vez se cumpla el contrato.

a Federación de Lonjas de Propiedad Raíz (Fedelonjas) explicó que el incremento de 3,18% en los cánones de arrendamiento de vivienda no se hacen automáticamente en enero sino cuando el contrato cumple 12 meses de haberse firmado o del último aumento. 

La presidenta del gremio, María Clara Luque, señaló que “el incremento tiene amplio impacto entre la población colombiana, pues afecta al 44% de familias que viven en arriendo, así como a los propietarios que devengan sus ingresos de dichos alquileres".

Así mismo señaló que el aumento definido es legal siempre y cuando “este no supere el 1% del valor comercial del inmueble o de la parte que se encuentre arrendada”. 

Es importante recordar que este reajuste no aplica para contratos de arrendamiento de inmuebles para uso comercial. En estos casos, tanto el valor como el incremento deberán acordarse entre las partes o de acuerdo a lo que quedó consignado en el contrato.

Fedelonjas recomienda tener en cuenta los siguientes puntos por parte de arrendadores y arrendatarios:

El arrendador es libre de aplicar el alza o de abstenerse de hacerlo si prefiere mantener el contrato por más tiempo.

Fuente: La FM

El arrendatario puede exigir la terminación del contrato sin estar sujeto al cobro de sanciones económicas si el arrendador incrementa el canon por encima de lo establecido en la Ley.

La notificación del aumento del valor del canon y la fecha en que se empezará a aplicar se debe hacer por escrito y a través de correo certificado o mediante el mecanismo establecido en el contrato. 


 

08 Gerente

El incremento solo será aplicable cuando se cumplan los 12 meses de la firma del contrato.

La Federación de Lonjas de Propiedad Raíz (Fedelonjas) explicó que los cánones de arrendamiento de vivienda urbana se podrán incrementar hasta el 3,18%, es decir que se elevan al mismo ritmo de la inflación causada durante el año anterior según lo establecido en la Ley 820 de 2003.

Según lo afirmó la presidenta de la entidad, María Clara Luque, “el incremento tiene amplio impacto entre la población colombiana pues afecta al 44% de familias que viven en arriendo, así como a los propietarios que devengan sus ingresos de dichos alquileres”.

La dirigente del gremio que agrupa a los profesionales inmobiliarios aclaró que los arrendamientos no se incrementan automáticamente en enero sino cuando el contrato cumple 12 meses de haberse firmado o del último incremento.

Asimismo, el aumento definido es legal siempre y cuando “éste no supere el 1% del valor comercial del inmueble o de la parte que se encuentre arrendada”, agregó. También es importante recordar que este reajuste no aplica para contratos de arrendamiento de inmuebles para uso comercial. En estos casos, tanto el valor como el incremento deberán acordarse entre las partes o de acuerdo a lo que quedó consignado en el contrato.

Fedelonjas recomienda tener en cuenta los siguientes puntos por parte de arrendadores y arrendatarios:

El incremento es aplicable sólo al momento de la renovación del contrato de arrendamiento y siempre con previa comunicación por parte del arrendador.

El arrendador es libre de aplicar el alza o de abstenerse de hacerlo si prefiere mantener el contrato por más tiempo.

El arrendatario puede exigir la terminación del contrato sin estar sujeto al cobro de sanciones económicas si el arrendador incrementa el canon por encima de lo establecido en la Ley.

La notificación del aumento del valor del canon y la fecha en que se empezará a aplicar se debe hacer por escrito y a través de correo certificado o mediante el mecanismo establecido en el contrato.

Para los contratos de arrendamiento suscritos antes del 10 de julio de 2003, el incremento de la tasa no podrá superar la meta de inflación fijada por el Banco de La República para el año 2018.

Elija siempre un profesional inmobiliario de reconocida trayectoria que elabore contratos con todas las condiciones legales, resguarde los derechos de las partes y le ayude a elegir el bien más rentable.

Fuente: Gerente


 

07 El Heraldo

Según el director del Dane, en la capital del Atlántico durante el año pasado la renta de las viviendas tuvo un incremento del 5%, mientras que en el resto del país 3,4%.

El Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas (Dane) recientemente publicó las cifras del Índice de Precios al Consumidor (IPC) de 2018, tanto nacional (3,18%) como regionales, y Barranquilla se ubicó en el ranking de ciudades de mayor aumento en todo el país, con un 3,69%, seguido de Medellín con exactamente la misma variación.

Los sectores que más jalonaron el resultado de la ciudad fueron el arrendamiento y la energía eléctrica, con un aporte a la variación total de 0,65% y 0,30% respectivamente.

Según Juan Daniel Oviedo, director del Dane, en promedio el arriendo de los inmuebles residenciales en Barranquilla el año pasado incrementó en 5%, mientras que en el resto del país el aumento fue de 3,4%, cifra que estuvo por debajo de la inflación de 2017 (4,09%).

Cabe recordar que el aumento en los arriendos es proporcional a la inflación total del país, por lo que el aumento del año pasado debió ser el mismo que la inflación de 2017; sin embargo, por la sobreoferta de viviendas en el país, según Oviedo, los propietarios de los apartamentos y casas se vieron en la obligación de disminuir el canon de arriendo.

El director dijo que “si bien el incremento en la tarifa de la energía eléctrica no es de los más altos de todo el país, está bastante por encima de muchas otras ciudades con 6,79% de inflación de servicio de energía eléctrica. Entonces ahí hay un elemento que también lleva a que la inflación en gastos de vivienda sea mucho  más fuerte que para el resto de los habitantes del país”.

Además, agregó que un elemento que se suma a la variación del IPC de Barranquilla es el servicio de energía eléctrica y, además, al fenómeno del niño. “Puede ser posible que el país tenga que recurrir a una mayor generación eléctrica a partir de térmicas, que son mucho más costosas y que probablemente pueda encarecer el servicio de energía eléctrica para los barranquilleros”, dijo el director. 

Por su parte, el presidente del Comité Intergremial, Ricardo Plata, dijo que no necesariamente una alta inflación significa que Barranquilla sea la ciudad más costosa del país “porque eso depende del punto de partida del año anterior”.

Plata agregó que “el hecho de que la inflación haya subido más en las principales ciudades no necesariamente quiere decir que es la ciudad más costosa, independientemente de cuánto subió, cuál es el  relativo de precios de esta ciudad respecto a otra ciudad”.

Un caso de estudio

El director del Dane dijo que en este momento la entidad se encuentra en indagaciones para dar con el porqué del resultado que registró la cebolla en la capital del Atlántico.

“La cebolla ha tenido un comportamiento atípico en el mercado de Barranquilla y estamos haciendo los análisis detallados para identificar cuáles son las causas de este gran incremento”, dijo. 

En el caso de los alimentos, Dewin Pérez Fuentes, docente de la Universidad de Cartagena y director del Observatorio Laboral de Bolívar, dijo que en 2018 la yuca (56%), el ñame (32%) y el plátano (32%) cerraron el año con un “escandaloso” aumento en sus precios.

“Esto es preocupante si uno mira en clave fenómeno del niño para este año. Son productos que deberían prestarle mucha atención” dijo.

Alquileres suben 3,18%

La Federación de Lonjas de Propiedad Raíz (Fedelonjas) explicó que los cánones de arrendamiento de vivienda urbana se podrán incrementar hasta el 3,18%; es decir, al mismo ritmo de la inflación de 2018.

“El incremento tiene amplio impacto entre la población, pues afecta al 44% de familias que viven en arriendo, así como a los propietarios que devengan sus ingresos de dichos alquileres”, dijo María Clara Luque, presidenta de Fedelonjas. La profesional, además, dijo que los arrendamientos de las viviendas no son incrementados automáticamente en el mes de enero sino cuando el contrato cumple doce meses de haberse firmado o del último incremento.

Fuente: El Heraldo


 

06 Blu

Los arriendos en Colombia en 2019 no podrán subir más del 3,18%. Es decir, que se elevan al mismo ritmo de la inflación causada durante el año anterior, según lo establecido en la Ley 820 de 2003.

Así lo explicó la Federación de Lonjas de Propiedad Raíz (Fedelonjas) en un comunicado.  

"El incremento tiene amplio impacto entre la población colombiana pues afecta al 44% de familias que viven en arriendo así como a los propietarios que devengan sus ingresos de dichos alquileres", dijo  María Clara Luque, presidenta de la entidad.

La dirigente del gremio que agrupa a los profesionales inmobiliarios aclaró que los arrendamientos no se incrementan automáticamente en enero, sino cuando el contrato cumple 12 meses de haberse firmado o del último incremento.

Fuente: Blu Radio


 

05 El Espacio

La Federación de Lonjas de Propiedad Raíz (Fedelonjas) explicó que los cánones de arrendamiento de vivienda urbana se podrán incrementar hasta el 3,18%, es decir que se elevan al mismo ritmo de la inflación causada durante el año anterior según lo establecido en la Ley 820 de 2003.

Según lo afirmó la presidenta de la entidad, María Clara Luque, "el incremento tiene amplio impacto entre la población colombiana pues afecta al 44% de familias que viven en arriendo, así como a los propietarios que devengan sus ingresos de dichos alquileres".

La dirigente del gremio que agrupa a los profesionales inmobiliarios aclaró que los arrendamientos no se incrementan automáticamente en enero sino cuando el contrato cumple 12 meses de haberse firmado o del último incremento.

Asimismo, el aumento definido es legal siempre y cuando “éste no supere el 1% del valor comercial del inmueble o de la parte que se encuentre arrendada”, agregó. También es importante recordar que este reajuste no aplica para contratos de arrendamiento de inmuebles para uso comercial. En estos casos, tanto el valor como el incremento deberán acordarse entre las partes o de acuerdo a lo que quedó consignado en el contrato.

Fedelonjas recomienda tener en cuenta los siguientes puntos por parte de arrendadores y arrendatarios:

El incremento es aplicable sólo al momento de la renovación del contrato de arrendamiento y siempre con previa comunicación por parte del arrendador.

El arrendador es libre de aplicar el alza o de abstenerse de hacerlo si prefiere mantener el contrato por más tiempo.

El arrendatario puede exigir la terminación del contrato sin estar sujeto al cobro de sanciones económicas si el arrendador incrementa el canon por encima de lo establecido en la Ley.

La notificación del aumento del valor del canon y la fecha en que se empezará a aplicar se debe hacer por escrito y a través de correo certificado o mediante el mecanismo establecido en el contrato.

Fuente: El Espacio

Para los contratos de arrendamiento suscritos antes del 10 de julio de 2003, el incremento de la tasa no podrá superar la meta de inflación fijada por el Banco de La República para el año 2018.

Elija siempre un profesional inmobiliario de reconocida trayectoria que elabore contratos con todas las condiciones legales, resguarde los derechos de las partes y le ayude a elegir el bien más rentable.


 
FEDELONJAS

fedelonjas@fedelonjas.org.co
Cl. 99 #7A-51 ofc 303 Bogotá Colombia

facebooktwitterlinkedin