En el negocio del arrendamiento se mueven cerca de $28 billones anualmente según Fedelonjas


Esa cantidad de familias será las que este año perciba el incremento en los precios de los arrendamientos de hasta 3,8%, cifra tope que tienen los dueños para hacer las alzas.

Y aunque una parte de la población deberá sacar de su bolsillo lo correspondiente al incremento, otra lo percibirá como un aumento en sus ingresos, dado que para muchos este es, en algunos casos, su principal o secundaria fuente de ingresos. De esta manera se consolida un negocio, según Daniel Vásquez Franco, presidente de Fedelonjas, que mueve anualmente cerca de $28 billones.

Este cálculo, de acuerdo con el líder gremial, se arroja con base en encuestas de calidad de vida y análisis del sector inmobiliario de los comportamientos de los arrendamientos. “Ahora bien, esta cifra puede fluctuar, primero por el ajuste anual en los cánones y por factores como la inversión extranjera en inmuebles para el arriendo. Este es un mercado que está desarrollándose”, añadió.

El incremento de los precios para los arrendamientos se hace con base en la variación del IPC del año anterior, el cual según el Dane fue de 3,8%. Esta decisión está amparada en la Ley 820 de 2003. Este incremento se hace contrario al de algunos gastos como el de las cuotas moderadoras de las EPS, o las multas de tránsito, las cuales suben en proporción a la variación del salario mínimo (6% este año).

“El arrendador lo que hace con este incremento es que mantiene el valor del canon fijado, con el mismo poder adquisitivo del paso del tiempo”, dijo Vásquez.

Alternate Text

No obstante, el incremento solo podrá hacerse después de 12 meses de celebrado el contrato o 12 meses después de haber hecho el último incremento en el canon. Sin embargo, si el arrendador incumple con esta premisa, el arrendatario podrá exigir la terminación del contrato sin estar sujeto al cobro de sanciones económicas, según Fedelonjas.

Según la norma, un arrendador no podrá incrementar el valor del por encima de 1% del valor comercial del inmueble.

En cuanto a la división geográfica, la mayor cantidad de inmuebles en arriendo está en pequeños departamentos, a excepción de Bogotá, que tiene 43,4% de los inmuebles en arriendo. Las demás zonas son Risaralda, que concentra 44%, seguido de Meta, con 43,1% y Quindío, con 39,8%. Por debajo de estos tres están los departamentos más grandes, Cundinamarca, con 39,5%, Valle del Cauca, con 37,3% y Antioquia, con 36,9%.

Por otra parte, este negocio está concentrado principalmente en el estrato dos, con 41,8% de los viviendas arrendadas; el estrato tres tiene 46,4% y el estrato cuatro, cuenta con 36,6%. En promedio, estos estratos pagan entre $345.000 y $854.000 por concepto de arrendamiento.

Sin embargo, en el estrato uno el arriendo cuesta, en promedio $239.283 y en el cinco y el seis, más de $1,13 millones.

Fuente: La República


FEDELONJAS

(57+1) 637 0810  •  fedelonjas@fedelonjas.org.co
Cl. 99 #7A-51 ofc 303 Bogotá Colombia

facebooktwitterlinkedin